EneaDance

Nos subimos a la ola de la danza libre en un viaje por las dimensiones del eneagrama. Bailamos juntos para que la información se integre a través del cuerpo, nos enraizamos, sanamos, nos elevamos y lo que para ti tenga sentido al bailar.

No hace falta saber bailar, ni saber de eneagrama.

El cuerpo nos habla

Bailar es una de las maneras más simples de entrar en trance, solo es cuestión de dejarte llevar por la música y las consignas que se que se proponen. El cuerpo te va contando como estás a cada momento y te permite entrar en tu sentir y tus patrones de personalidad de una manera simple y divertida.

La música nos guía

Cada práctica es única y tiene una propuesta musical propia. Los sonidos crean el clima, activan nuestra vitalidad y marcan el ritmo para moverte a través de las dimensiones del Eneagrama, centros, instintos, estrategias, pasiones, fijaciones y virtudes.

Todos pueden bailar

No hace falta saber bailar, ni saber de Eneagrama, simplemente subirte a la ola y dejarte llevar. Cada encuentro es único, podés comenzar cuando quieras y hacerlo con la frecuencia que quieras.

Prácticas de EneaDance

Formato presencial, con duración de 2 horas cada una.

Recibí las próximas fechas

O escribime por Whatsapp

Facilita Juan Llamosas

El eneagrama me conquistó. Llegó a mi vida como un simple mapa de ventas, y descubrí que traía una manera de ver el Ego al Desnudo. Cuando mi constructo está a cargo, me identifico con el Eneatipo 4 Conservación. De niño inventaba juegos y de grande me aventuro a crear dinámicas para quienes se animan a ir profundo, quieran sufrir menos y disfrutar más. Me formé en el Master de inteligencia relacional y eneagrama con Isabel Salama y su equipo de profesores de España, México y Estados Unidos. Me conecté con la danza cuando conocí la Meditación Activa Osho hace 18 años y desde ese entonces incursioné en todo tipo de danzas conscientes, participando y diseñando diferentes tipos de dinámicas.

Me encanta el trance al que me lleva la danza y combinarlo con eneagrama fue inevitable.

¿Para qué bailamos? Tal vez sea una pregunta difícil de responder, pero queda claro que acá también lo hacemos para aprender eneagrama.

¿Para qué bailamos? Tal vez sea una pregunta difícil de responder, pero queda claro que acá también lo hacemos para aprender eneagrama.